A LOS OFICIOS, A LA PROCESIÓN…

Al pasar los años, llegan a tu mente re cuerdos de la Semana Santa de Villar que mantienen vivo el Villar de entonces. Los chicos, en pandilla, llegábamos a la iglesia el Jueves Santo y le preguntábamos a Don Arturo (q.e.p.d.):

– ¿Cogemos las carracas?

En Semana Santa no tocaban las campanas, y los chicos recorríamos las calles del pueblo tocando las carracas mientras gritábamos:

– A los oficios, a la procesión.

Lo malo es que sólo había dos carracas. Y las cogían los mayores: Javier Escribano y José Carlos Mariscal. Con el tiempo mi madre me compró una carraca pequeña para tocar en Semana Santa. Como no paraba de hacerla sonar decía:

Partes del artículo: 1 | 2 | Ver todo

Deja un comentario